Materiales para insonorización

La insonorización de una habitación a menudo puede hacerse sin costes demasiado elevados. Cuando hablamos de insonorización, realmente hablamos de reducción de sonido, ya que ni siquiera los materiales más caros del mercado pueden garantizar la completa insonorización de una estancia. Las vibraciones sonoras siempre encuentran su camino.

En general, los materiales blandos, flexibles y/o porosos absorben gran parte del sonido y funcionan como buenos aislantes acústicos. Por el contrario, los materiales densos, duros e impenetrables (como el metal) refractan el sonido en lugar de absorberlo y son malos aislantes. Cuanto mejor absorbe el sonido la pared de una habitación, más insonorizada se considera. El porcentaje total de insonorización de todos los elementos aislantes de denomina absorción total.

Las ventas de materiales y elementos de insonorización durante el encierro provocado por la crisis COVID-19 han crecido más de un 25%

Algunos materiales comunes para el control de ruido son las alfombras de espuma o las almohadillas de vibración. Los principales fabricantes de aislantes, como Knauf Fiber Glass u Owens-Corning, comercializan aislantes de fibra de vidrio y lana de roca de 3.5 pulgadas de espesor pensados para insonorizar cualquier estancia. Ambos materiales son excelentes absorbentes del sonido.

A continuación, analizamos algunas de las opciones de insonorización más populares:

  • Alfombras: son excelentes amortiguadores de vibraciones. Si tienes vecinos ruidosos en el piso inferior, colocar una alfombra gruesa en el suelo y notarás una reducción instantánea del ruido.
  • Tiras de sellado: son tiras de goma, habitualmente caucho, que permiten sellar las juntas de las puertas y ventanas, aislando no solamente del ruido sino también de la temperatura.
  • Telas absorbentes: este tipo de telas tienen una densidad y materiales adecuados para favorecer la absorción del sonido. Las telas absorbentes también se conocen como telas acústicas.
  • Mantas: son increíblemente útiles cuando tienes una emergencia de insonorización. Además, es una de las opciones más económicas, ya que casi todos disponemos de mantas en casa. Para aislar el ruido que se escapa por una puerta, podemos poner una manta colgada a modo de cortina y otras mantas dobladas alrededor del marco.
  • Cortinas: unas cortinas gruesas contribuirán a aislar la estancia en la que se encuentren. Al estar dispuestas sobre las paredes y ventanas, sirven como ayuda adicional en la insonorización del ruido que entra desde el exterior.
  • Cartones de huevo: son sin duda la opción low-cost más famosa. Son innumerables los locales de ensayo de grupos emergentes que han empezado aislando su sonido con cartones de huevos adheridos en las paredes.
  • Paneles de insonorización: son piezas densas de material que se fijan a la pared para evitar que el sonido viaje a través de ellas. Se suelen atornillar a las paredes y se pueden comprar relativamente baratos, aunque al tener peso y volumen, es mejor comprarlos de forma presencial (los gastos de envío pueden ser elevados).
  • Colocación estratégica de los muebles: a pesar de no ser una opción profesional, una buena estrategia al colocar los muebles en la casa puede reducir la emisión de ruidos de forma considerable. Un armario o estantería llena de libros cubriendo una pared actúan como un excelente aislante.

Otros artículos relacionados que quizás te interesen:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *